El método utilizado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para actualizar el valor de los bonos de la Reforma Agraria ofrece menos del 0,5% del valor presente. La aplicación de este método hace que el valor de los bonos sea prácticamente cero.

Esta cifra es el resultado directo de utilizar un método de dolarización (que no ha sido probado y no tiene precedentes en el Perú) para actualizar el valor de los bonos en vez de utilizar el método del Índice de Precios al Consumidor (IPC), el cual es ampliamente reconocido como el más adecuado para actualizar el valor de deudas y es comúnmente aplicado por jueces y por el Gobierno.

El método del Índice de Precios al Consumidor aplica el IPC, que es un índice oficial calculado por el INEI, al valor nominal de los bonos en Soles de Oro para transformar ese valor en una cifra de Nuevos Soles que permita adquirir hoy la misma cantidad de bienes que podían comprarse con el valor nominal en Soles de Oro en la fecha de emisión de los bonos.

Para ilustrar la gran diferencia en el valor presente que la aplicación del método del IPC y aquél establecido en los Decretos Supremos produce, hemos calculado el valor presente de dos bonos hipotéticos. Los bonos hipotéticos son dos bonos Clase “A” con interés del 6%, valor nominal de 5.000 Soles de Oro y a un plazo de 20 años. Además, se asume que respecto del bono sin cupones pagados el Gobierno no ha realizado ningún pago, mientras que respecto del bono con cupones pagados se asume que la mitad del principal (2.500 Soles de Oro) está pendiente de pago. Los resultados son:

 

 Bono Indice de Precios al Consumidor + Interés
(Nuevos Soles)
Decretos Supremos
(Nuevos Soles)
 Bono sin cupones pagados 29,544.13  71.67
 Bono con cupones pagados 24,116.33 0.01 

 

Los Decretos Supremos producen un resultado tan injusto debido a que utilizan un método equivocado y, además, implementan ese método en una forma que se encuentra plagada de errores. El MEF utiliza un método que convierte Soles de Oro en dólares de los Estados Unidos, después aplica una tasa de interés de corto plazo de los Estados Unidos y finalmente convierte el resultado a Nuevos Soles. Este método de dolarización es raramente utilizado y tiene mucho menos sentido que actualizar la deuda utilizando el IPC del Perú. Incluso si el método de dolarización fuera confiable, el MEF incurrió en graves errores en la forma en que lo implementó a través de los Decretos Supremos.

Uno de los errores más significativos de los Decretos Supremos es que el MEF no utilizó una verdadera tasa de cambio de paridad a pesar de que el Tribunal Constitucional le instruyó hacerlo. Uno de los expertos más reconocidos a nivel mundial en materia de tasas de cambio de paridad explica que una tasa de cambio de paridad debe basarse en comparativos de precios entre dos países. Por ejemplo, si un pan cuesta 3 Nuevos Soles en Perú, y $1 dólar en Estados Unidos, la tasa de cambio de paridad es 3:1, incluso si la tasa de cambio nominal u oficial es diferente, por ejemplo 3,5:1. Sin embargo, en vez de utilizar cuadros comparativos internacionalmente aceptados de poder adquisitivo paritario entre Perú y los Estados Unidos, el MEF creó su propia fórmula que no compara precios y, por el contrario, genera resultados absurdos tal y como se puede apreciar a partir de la comparación anterior en el valor de los mismos bonos bajo las dos metodologías de actualización.

Otro error altamente significativo es que la fórmula del MEF para calcular la tasa de cambio de paridad contiene errores aritméticos básicos que, en vez de eliminar los efectos de la hiperinflación, hacen que la fórmula multiplique los efectos de la hiperinflación por más hiperinflación.

El MEF ni siquiera reconoce el interés que fue ordenado por el Tribunal Constitucional. El MEF incumplió la decisión del Tribunal de aplicar la tasa de interés de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a largo plazo. Los bonos del Tesoro tienen usualmente plazos de 20 o 30 años. Sin embargo, el MEF utilizó la tasa de interés de las notas del Tesoro de los Estados Unidos de corto plazo, el cual es significativamente más bajo que el interés de los bonos a largo plazo.

El MEF ni siquiera reconoce intereses más allá del año 2013. Los Decretos Supremos disponen que no se pagarán intereses sobre los bonos después del 31 de diciembre de 2013, a pesar de que los bonistas no recibieron el pago de sus bonos en esa fecha, y deberán esperar años para recibirlo.

Como se dijo anteriormente, el mejor método para actualizar el valor de los bonos de la Reforma Agraria es el IPC más intereses, no sólo por las razones establecidas anteriormente, sino adicionalmente porque el método del IPC es ampliamente aceptado para actualizar el valor de los bonos de la Reforma Agraria:

Marzo de 2005: El jefe del INEI, Farid Matuk, expuso ante la Comisión Agraria del Congreso que aplicar el Índice de Precios al Consumidor para actualizar la deuda de la Reforma Agraria no sólo era legal sino deseable, tal y como lo hicieron Nicaragua y Yugoslavia respecto de sus propias reformas agrarias.

Noviembre de 2006: La Comisión Agraria del Congreso reconoció el rol central que el IPC ha tenido en casos judiciales. La Comisión resaltó que el IPC “es el factor oficial que el estado aplica en las cuentas nacionales”, y que “los jueces de la República dictan sentencias disponiendo que los peritos actualicen el valor de los títulos de deuda mediante este índice.” La Comisión mencionó que el Ministerio de Agricultura también “aplica el IPC para la actualización de Deudas en procesos de impugnación respecto a expropiaciones por Reforma Agraria.” En resumen, la Comisión sostuvo que “ninguna repartición pública ni privada ha cuestionado la validez” del IPC para dichos fines.

Marzo de 2012: La Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia confirmó la indemnización por expropiación de 5,300 hectáreas de tierras rurales, iniciada en abril de 1974, propiedad de la sucesión de Augusto Durand localizada en Huánuco. En su decisión, la Corte confirmó el pago de 11.455.312 Nuevos Soles, basado en una pericia que utilizó  “los Índices de Precios al Consumidor (Promedio Mensual al Por Mayor a Nivel Nacional)” calculados por el INEI.

Septiembre de 2013: El Juzgado Noveno Especializado en lo Civil de Lima ordenó al MEF pagar 3.386.522,76 Nuevos Soles con base en una pericia que utilizó el Índice de Precios al Consumidor para actualizar el valor de la deuda.

Para concluir, ninguna otra metodología de actualización, incluida la dolarización del MEF, es tan confiable, fácil de entender y exacta como el método del Índice de Precios al Consumidor.

User Login